caracteristicas

Cerebro y Función Neurológica

Se pueden observar varios tipos de anormalidades cerebrales en individuos con ET, incluyendo hamatormas, tuberosidades corticales, nódulos subependimarios, tumores de células gigantes subependimarios (SEGA o astrocitoma). La gran mayoría de personas con ET, presentará varias de estas anormalidades.

 

 Tuberosidades corticales

clinicas01

Tumores corticales múltiples en la IRM

Las tuberosidades corticales se visualizan mejor obteniendo Imágenes de Resonancia Magnética (RMN) del cerebro. La tuberosidad cortical, por la cual se nombró originalmente el ET, es un área desorganizada del cerebro que contiene células anormales.

Las tuberosidades y/o el área del cerebro que rodea a una tuberosidad cortical producen los focos epileptógenos y por tanto el desarrollo de las crisis epilépticas en individuos con ET.

 

Nódulos Subependimarios

Los nódulos subependimarios son pequeñas acumulaciones de células que se localizan en las paredes de los ventrículos cerebrales (los espacios en el cerebro que contienen el líquido cefalorraquídeo. Los nódulos con frecuencia acumulan calcio, y de esta forma son identificados fácilmente en las imágenes del cerebro. Estos nódulos son asintomáticos, a no ser que uno crezca y se posicione el el foramen de Monroe, convirtiéndose en astrocitomas de células gigantes (SEGA).

 

Tumores de Células Gigantes Subependimarios (SEGA)

clinicas02

Tumores en imagen de TC con contraste

Este tipo de tumor cerebral no canceroso se desarrolla en aproximadamente 25-35% de los individuos con ET.. Si un SEGA crece lo suficiente, puede bloquear el flujo de líquido cefalorraquídeo dentro de los ventrículos del cerebro provocando hidrocefalia. Con esta afección, se acumula presión dentro del cerebro resultando en síntomas que pueden incluir vómito, náuseas, dolor de cabeza cambios en el apetito, el comportamiento y el carácter. En caso de que esto suceda, puede ser que el tumor tenga que extirparse quirúrgicamente o drenar. Los SEGAs son llamados astrocitomas de células gigantes subependimarios. Debido a que el SGCT es un tumor benigno, nunca debe utilizarse radiación para tratar este tipo de tumor cerebral. Se debe realizar un estudio RMN craneal al momento del diagnóstico del ET para obtener una imagen inicial, y posteriormente repetir entre 6 meses y un año, para ver la evolución o posible crecimiento de este, y en casos muy graves extirparse quirúrgicamente en caso de que el tumor continúe creciendo o si el individuo se vuelve sintomático.

Implicación Neurológica

La epilepsia es la causante de la  discapacidad intelectual (de moderada  a grave).

Los problemas del  comportamiento son otras manifestaciones neurológicas en la ET, tienen brotes  obsesivos y manifiestan esteriotipias.

Algunos tienen sintomatología autista y problemas cognitivos.

 

Problemas de Epilepsia/Crisis

Las convulsiones siguen siendo una de las características neurológicas más comunes del ET,  presentándose en un promedio de entre 60% a 90% de los individuos con ET.

Algunos bebés serán diagnosticados con ET después de haber comenzado a presentar un tipo de convulsión llamado espasmos infantiles. En la edad infantil y etapa adulta se desarrollan una gran variedad de crisis epilépticas generalizadas y/o parciales como otro tipo de crisis focales, habitualmente producidas por estados febriles. Más del 50% de los individuos con ET que padecen epilepsia no responden a los medicamentos antiepilépticos, se produce una epilepsia refractaria y/o fármaco resistente.

 

Discapacidad Intelectual

Cuando las crisis de  epilepsia son muy frecuentes, los niños muestran un progreso muy lento que puede afectar a momentos claves del desarrollo.

Algunas personas con ET pueden tener leves discapacidades de aprendizaje que deben ser consideradas para realizar intervenciones tempranas y programas escolares.

 

Problemas del Comportamiento

Los problemas del comportamiento son comunes en individuos con ET e incluyen trastornos del espectro autista (ASD por sus siglas en inglés), trastorno generalizado del desarrollo, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TGD), trastorno obsesivo compulsivo, depresión, trastorno por ansiedad y comportamiento agresivo.

Los expertos recomiendan que todos los niños diagnosticados con ET se sometan a una cuidadosa evaluación neuropsicológica al momento del diagnóstico para poder implementar la intervención temprana.

 

Piel

Las lesiones cutáneas que resultan del ET incluyen las siguientes:

 

Máculas Hipocrómicas

clinicas03Son áreas planas de la piel que se ven más claras que la piel que las rodea. Pueden ser de cualquier tamaño o forma. Las células cutáneas en esta área de la piel contienen menos pigmento, por lo que se ven más claras que la piel que las rodea.

 

Manchas con piel de ZapaLos Nevus de Tejido Conectivo

clinicas04
Es una región en la piel que tiene el mismo color que la piel que la rodea pero puede ser áspero y con apariencia de pequeñas piedrecillas como la cáscara de una naranja. Se encuentran por lo general en la parte lumbar de la espalda, en la frente y en la nuca.

 

Tumores de Köenen

clinicas05
O subungueales, son pequeños crecimientos fibrosos que se forman alrededor de las uñas de los pies o manos.

 

 

Los Angiofibromas Faciales

clinicas06Son tumores benignos en la cara que tienden a aparecer en las mejillas y nariz. Al principio son pequeñas manchas o abultamientos rojizos que pueden aumentar de tamaño con la edad. Es muy poco frecuente que los angiofibromas faciales estén presentes en el nacimiento, pero generalmente aparecen a partir de que el niño ha cumplido 2 años de edad.

 

Una PlacaFrontal

clinicas07Es una mancha de piel de Zapa que aparece en la frente y en el cuero cabelludo. Estas placas de color carne son suaves o compresibles ante una lesión fuerte (consistencia pastosa).

 

Riñón

Los angiomiolipomas (AMLs) renales (de riñón) son tumores no cancerosos (benignos), y son el tipo más común de lesión renal en el ET. Los AMLs se presentan en un 70-80% de adultos y niños mayores con ET. Estos tumores comienzan a crecer en la infancia en muchos individuos con ET, pero generalmente crecen muy lentamente y pueden no ocasionar problemas hasta llegar a la primera etapa de la edad adulta. Los individuos con ET deben realizarse imágenes renales al momento del diagnóstico y posteriormente cada cada año y cada dos años mientras que no muestren síntomas de implicación renal. Una vez que se haya identificado implicación renal, las imágenes deben realizarse anualmente. Los AMLs mayores de 2cm. tienen mayor probabilidad de provocar síntomas tales como hematuria (sangre en orina) debido a que frecuentemente tienen vasos sanguíneos anormales, hipertensión e insuficiencia renal.

 

Otro hallazgo frecuente en individuos con ET son los quistes renales. Muchos individuos con ET tienen quistes únicos en uno o ambos riñones. Los quistes generalmente no tienen importancia clínica, pero en algunos casos puede derivar en un carcinoma renal.

 

Corazón

Los rabdomiomas cardíacos son tumores no cancerosos/benignos y regresivos que se forman generalmente en la edad temprana y si se diagnostica en un bebé de hasta un año, ha de tener una vigilancia exhaustiva para evitar problemas en la función cardíaca. Es muy importante realizar un ecocardiograma (ultrasonido del corazón) para determinar el tamaño y localización de los rabdomiomas cardíacos, así como la función cardiaca. La gran mayoría de los rabdomiomas cardíacos reducen espontáneamente su tamaño y esencialmente desaparecen, pero unos pocos individuos con ET tendrán problemas a largo plazo relacionados con el ritmo cardíaco (arritmias y/o taquicardias) que necesitarán ser monitoreados durante toda la vida, pero estas complicaciones sólo afectan a un 5%.

 

Ojo

Pueden presentarse tumores benignos (facomas retinianos) y áreas despigmentadas en el interior de los ojos de individuos con ET, pero no provocan pérdida de la visión o problemas.

Se recomienda realizar un examen de ojos para el diagnóstico de la patología pero no es necesario continuar con revisiones posteriores.

 

Pulmón

La implicación pulmonar es mucho más común en mujeres con ET que en hombres. En promedio, el inicio de esta implicación se da cuando se está en edad fértil, aunque la implicación pulmonar puede en ocasiones presentarse también en adolescentes o mujeres con ET que están en la década de los 20. Esta evidencia sugiere que la implicación pulmonar en el ET puede estar relacionada con el estrógeno, por tanto las mujeres con ET no deben tratarse con estrógenos en ningún formato. Sin embargo, se ha reportado una cantidad muy baja de hombres con implicación pulmonar.

Muchas mujeres con implicación pulmonar debida al ET tienen linfangioleiomiomatosis (LAM), una enfermedad cística degenerativa de los pulmones. Los primeros síntomas de implicación pulmonar en un individuo con ET pueden ser: falta de aire después de ejercitarse levemente, tos, o neumotórax espontáneo (presencia de aire en la cavidad pleural provocando que el pulmón se colapse).

Algunas veces esta implicación pulmonar puede evolucionar en incapacidad pulmonar, y algunos individuos pueden requerir trasplante pulmonar.

Estudios recientes han demostrado que, alrededor del 50% de las mujeres con ET padecen LAM. Se recomienda que las mujeres con ET se sometan a un examen de imagen TC de tórax (no rayos x normales) en algún momento alrededor de los 16 años de edad o al momento de diagnóstico del ET en mujeres adultas. Una imagen TC pulmonar de alta resolución es superior a los rayos-x normales debido a que los signos tempranos de la implicación pulmonar pueden no verse en radiografías. Si se descubre implicación pulmonar, se debe evitar fumar y tomar medicamentos con estrógeno, y se deben repetir las imágenes TC de tórax anualmente. El individuo debe ser monitoreado cuidadosamente por un neumólogo.

 

Problemas Bucales y Dentales

Las implicaciones bucales en el ET son: fibromas ungüeales e hipoplasia dental (hendiduras), pudiendo presentar el paciente uno, los dos o ninguno.

Las hendiduras se observan tanto en las superficies frontales como posteriores de los dientes.

Un aspecto importante del cuidado preventivo para individuos con ET es la higiene dental meticulosa, incluyendo el cepillado regular y el uso de hilo dental.

 

Otros Sistemas de Órganos

Se han observado quistes y AMLs parecidos a aquellos que se encuentran en los riñones en otros órganos como la glándula suprarrenal, hígado, pulmones, ovarios. Estas lesiones por lo general son asintomáticas y no requieren tratamiento. En caso de ser sintomáticas, el especialista adecuado deberá tratarlas.